Oxímetro para niños

Es preciso un oximetro distinto para uso pediátrico debido al pequeño tamaño de sus manos y dedos, por eso en esta guía de productos te hablaremos de algunos aspectos del oximetro pediátrico.

Como ya mencionamos, debido a las características físicas de los niños se necesita un oximetro con características especiales, por ejemplo el sensor del oximetro necesita colocarse en la planta o en la palma del niño.

Debido a que el ojo humano es incapaz de visualizar la cianosis (coloración azul cuando el cuerpo carece de oxígeno), investigadores se reunieron para crear este aparato que permite medir la saturación de oxígeno en la sangre. Un aparato que resulta realmente útil en pediatría.

Oximetro para pediatría

Hay algunas condiciones médicas en los niños que enfrentan en la actualidad, algunas de estas son enfermedades cardíacas y pulmonares que requieren de un monitoreo constante y supervisión por parte de profesionales en la salud y en ocasiones por los padres.

 

Una de estas condiciones es el asma, el asma es una enfermedad donde los niños no tienen la cantidad adecuada de oxígeno en su sistema. De hecho un ataque de asma puede desencadenar problemas graves en la salud de los niños, por eso muchos padres están utilizando un oxímetro para monitorear la saturación de oxígeno de sus hijos.

Al utilizar un oximetro portátil, los padres pueden monitorear los niveles de oxígeno de sus hijos a donde quiera que vayan y donde quiera que se encuentren. Ya que los niños siempre están activos, los padres pueden llevar consigo el oxímetro al parque o al campo deportivo, para monitorear el oxígeno en la sangre de sus hijos después de realizar actividad física extenuante.

Utilizar un oximetro para monitorear a los niños que padecen asma trae tranquilidad a los padres al conocer los niveles de oxígeno de sus hijos cada vez que sea necesario y de esa forma prevenir un ataque fuerte de asma.

Los oxímetros que se utilizan para los niños, están especialmente diseñados para ellos, son más pequeños y con colores llamativos para relacionarse con los pequeños y no mostrarse como un artículo ajeno a ellos.

De igual forma como ya mencionamos, hay oxímetros que están hechos para los más pequeños: bebés recién nacidos y niños hasta los 2 años. Estos generalmente se utilizan en el cuidado pediátrico en los hospitales, para monitorear la saturación de oxígeno en los bebés prematuros.

Debido al pequeño tamaño y sensibilidad de los dedos de los bebés, los sensores se colocan como una muñequera, en la palma o en la planta de los pequeños. Regularmente este tipo de aparatos no se utilizan en casa.

Si quieres comprar un oximetro para monitorear el oxígeno de tus hijos o de algún miembro de la familia, te recordamos que en nuestro sitio contamos con la venta de oximetros por internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat